jueves, 3 de marzo de 2016

De vaginas y responsabilidades

Últimamente parece que hay una especie de recuperación y reconocimiento "social" del movimiento feminista, sobre todo por las propias mujeres. En el libro Cómo ser una mujer de Caitlin Moran me gustó el capítulo en el que reivindica el uso de la palabra feminismo, tan desnostada y mal utilizada durante tanto tiempo, incluso por nosotras mismas, que parecía que autodefinirse como feminista era sinónimo de amargadas, malhumoradas, mal vestidas y mal folladas.

Así ¿quién querría ser feminista, aunque eso significara defender tu libertad e igualdad ante el hombre? Lo hacías, pero sin definirte.

Puede que sea sólo una cuestión semántica si hacemos caso a esta mordaz escritora británica, para quien "técnicamente, es imposible que una mujer se oponga al feminismo" desde el mismo momento que tienes una vagina y te haces responsable de ella: eso supondría oponerse al derecho al voto de las mujeres, aceptar ser propiedad o estar bajo las órdenes de tu marido en el momento que te casas, o asumir que es normal que tu salario sea inferior al del hombre por el mismo trabajo. Y ninguna de nosotras quiere eso ¿verdad?

Nunca he sentido en mis propias carnes que tuviera que defender esa igualdad irrenunciable. Por suerte, mis padres me educaron –al igual que a mis tres hermanos varones– para ser independiente, autónoma y aspirar a lo mismo que cualquier otra persona (hombre o mujer), sin límites. Pero una cosa es lo que tú pienses y creas, y otra cosa es lo que piense la sociedad en la que vives, conformada en su mayoría por hombres que dirigen, deciden e influyen en que el mundo funcione de un determinado modo: a su modo.Y para llegar a esos niveles directivos, es imprescindible comulgar con ese modo de ver el mundo, si no, no llegas (ahí tenemos a Merkel). Y eso es muy difícil del cambiar porque es sistémico, estructural e incluso atávico, si me apuras.

Quizás ha llegado el momento en que debamos pedir el paso, asumir también nuestro papel y nuestra responsabilidad. Y sí, ejercer de feministas más allá de nuestra percepción cotidiana, que es posible que no sea mala. Es posible que no nos sintamos discriminadas, que en nuestra casa haya igualdad, que nuestro marido se encargue de los niños tanto como tú, que tengas un trabajo con igual sueldo que tu compañero, pero por encima de eso, el mundo lo siguen dirigiendo los hombres. Ver en la tele una sesión del parlamento europeo o de Naciones Unidas o del Congreso español es de coña: fijaos en la cantidad de hombres trajeados que hay frente a las mujeres; fijaos en la cantidad de dirigentes masculinos.

Y miremos a nuestro alrededor: ¿cómo está el mundo?

Así que sí, me parece estupendo reivindicar y quitarle connotaciones negativas al término feminista. En el fondo, pueda que tenga que ver con la aceptación y la puesta en valor de nuestra identidad diferenciada respecto a los hombres. Reinvidicamos nuestro cuerpo,  nuestra parte emocional,  nuestra sexualidad,  nuestra inteligencia y capacidades "femeninas" (ojo, digo esto sin renunciar a la inteligencia que nos iguala a todos, hombres y mujeres), nuestro pensamiento, nuestra libertad.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Mis libros preferidos de 2015

Un año más, una nueva selección de los libros que más me han gustado de entre lo que he leido este año. Una vez tenía hecha la lista, me he dado cuenta de que todos excepto uno fueron escritos por mujeres. No ha sido algo premeditado así que no sé si eso dice algo sobre el panorama literario actual o sobre mí. Supongo que habla más sobre mí.

La amiga estupenda y Un mal nombre, Elena Ferrante
Estos son dos de los cuatro libros que componen esta saga, en la que Elena Ferrante cuenta la amistad de Lenú (la narradora) y Lila, desde su infancia en uno de los barrios más pobres de Nápoles. Estas dos mujeres mantienen a lo largo de su vida una relación complicada en la que se entrecruzan familias, amigos, novios, aspiraciones individuales y colectivas del barrio en el que viven, y retrata con bastante profundidad una de esas amistades tan propia de nosotras, las mujeres, en la que Lenú y Lila se mueven del amor a la rivalidad, de la lealtad a la traición, de la envidia por los éxitos de la otra a los celos, al y yo más, o al no puedo estar ni contigo ni sin ti… Es un libro que te atrapa despacio en la vida de de sus protagonistas, tan reales.


El jilguero, Donna Tart
Nunca había odio hablar de Donna Tart, aunque al parecer, es una de las escritoras más admiradas en Estados Unidos. Me impresionó saber que tarda en escribir un libro entre 8 o 10 años. Después de leer El Jilguero lo entiendo en cierta medida y no sólo porque tenga 1.000 páginas. Es un libro extraño, debo decir. Hubo alguna parte que se me hizo algo larga, pero merece la pena continuar: es de esos libros que te siguen resonando en tu cabeza como un eco varios días después de haberlos terminado, e incluso, apetece releer alguna parte (la última reflexión sobre el arte y la vida, por ejemplo). La historia gira en torno a un niño que pierde a su madre a raíz de un atentado terrorista en el Metropolitan Museum de Nueva York y en el caos del momento, un anciano moribundo le pide que se lleve un pequeño cuadro, "El jilguero". A partir de ese incidente y de su relación con ese cuadro, la vida de este niño cambiará para siempre e irá pasando por distintos personajes de Nueva York y Los Ángeles (donde reside su padre) marcado por la culpa, la carga y la responsabilidad de custodiar esa pequeña obra de arte hasta su edad adulta.



Cómo se hace una chica, Caitlin Moran
Lo ví en la estantería de "Destacados" en la biblioteca, hojeé el primer capítulo y me enganchó. Es divertido, descarado, desinhibido y al mismo tiempo, tierno y auténtico. El libro, narrado en primera persona, habla sobre el proceso de maduración de una adolescente de una peculiar familia numerosa británica de los ochenta que sobrevive con los subsidios del Estado, cuyas obsesiones son tres: tener sexo con un chico lo antes posible, integrarse en algún grupo (no importa cuál) y labrarse un futuro de lo que sea. Puede que suene muy fuerte, pero cuando te metes en la mente de esta chica, no puedes sino reirte con ella (que no de ella) de su irónica visión del mundo que le ha tocado vivir. Ese "futuro de lo que sea" termina siendo un trabajo como crítica musical para una revista con apenas dieciséis años. En ese proceso, conocemos las obsesiones, las inseguridades, las locuras y las experiencias que la hacen madurar para convertirse en una chica joven.  


La vida era eso, Carmen Amoraga
Tampoco conocía a esta escritora valenciana ni sé cómo me decidí a leer este libro, ganador del premio Nadal, porque la reseña de la contraportada sonaba un poco triste.  La historia trata de una mujer, Giuliana, con dos hijas pequeñas, que se enfrenta a la muerte de su marido víctima de un cáncer. En su proceso de duelo para superar la pérdida, Giuliana repasa su vida en común, sus momentos felices, pero también las decepciones, las pequeñas traiciones, los altibajos, y así, poco a poco, va recomponiendose con la ayuda de amigos y conocidos con los que comparte su dolor a través de las redes sociales. Me encanta cómo escribe Amoraga, cómo consigue que te atrape la voz de la narradora en el ir y venir de sus pensamientos. 


Trilogía de Baztán, Dolores Redondo
Me lo recomendó una amiga aunque confieso que me daba un poco de pereza cogerlo. Pero empecé a leer el primero y luego no pude dejar de leer uno detrás de otro. Me enganchó el caso policial que debe resolver la inspectora de policía protagonista, los personajes, las relaciones familiares de la protagonista y también el ambiente, ese ambiente rural del navarro Valle del Baztán, brumoso y silencioso, en el que las tradiciones y los personajes de la mitología popular vasca aparecen entremezclados en los acontecimientos. Si hay algo que no me gustó fue la resolución simple e injustificada de uno de los principales ejes que impulsa la trama personal y profesional de la protagonista. Pero en general,  me gustó.


Yo soy Pilgrim, Terry Hayes
Es una de las mejores novelas de espionaje que he leido, a pesar de no suelo leer mucho de este tipo de género.  "Yo soy Pilgrim" es inteligente, actual y muy esclarecedora para entender el mundo en el que vivimos, el del yihadismo y el terrorismo islámico, el de las decisiones estratégicas mal calibradas y con consecuencias inesperadas, el de las fronteras borrosas entre buenos y malos, el de las conexiones impensables y las amenazas invisibles pero tan reales como las de atentados como el de París. Muy recomendable. 



Todo esto pasará, Milena Tusquets
Este ha sido uno de los libros que más me ha gustado este año. Me sumergí en la prosa que fluye agridulce de la autora entorno a la figura de su madre (ella no lo menciona en el libro, pero es la editora Esther Tusquets), muerta recientemente, a través de sus recuerdos y vivencias entremezcladas de presente y pasado. Con un estilo que parece ligero, coloquial, la autora parece como si revisara la relación con su madre a partir de su ausencia, para continuar viviendo sin tristeza, ni culpa –tal y como le enseñó su madre–, pero sí con descaro, con valentía, con honestidad.



  Una habitación propia, Virginia Woolf
Este ensayo de la escritora y feminista Virginia Woolf fue redactado a partir de unas conferencias que le pidieron sobre el papel de la mujer en la literatura. En el libro, Woolf analiza quiénes fueron las (escasas) mujeres que escribieron en los siglos pasados, qué escribieron, cómo consiguieron hacerlo y en qué condiciones. Sus conclusiones son claras: lo único que necesitan las mujeres para poder dedicarse a la literatura igual que los hombres es educación,   independencia económica y una habitación propia en la que poder aislarse para escribir.


El comensal, Gabriela Ybarra
Puede que me falte un poco de perspectiva para hablar de este libro porque lo he terminado de leer hace apenas dos días. Es una historia autobiográfica que arranca con el relato del secuestro y posterior asesinato del abuelo de la autora, un empresario vasco a quien no llegó a conocer, a manos de ETA. Al principio, me sorprendió la forma de contarlo un tanto aséptica, con los adjetivos justos, evitando los juicios de valor o los sentimentalismos que podrías imaginar en una escena así. Luego te das cuenta de que ese estilo sencillo y despojado de artificios es lo que le da más fuerza y autenticidad al relato de esta muerte, y enlaza con la otra, la de su madre, víctima de un cáncer en el año 2011. Lidiar con la enfermedad y la muerte, las ausencias y las pérdidas que han marcado la historia familiar son el punto de encuentro de ambos relatos, que la autora cuenta con una voz honesta y auténtica, sin necesidad de grandes expresiones grandilocuentes ni emotivas, simplemente con su mirada a todos esos pequeños detalles cargados de significado que lo expresan todo por sí mismos.


lunes, 14 de diciembre de 2015

Buenas bibliotecas contra la piratería

Biblioteca Municipal de Las Rozas
Hace poco nos quejábamos un amigo y yo del precio que tienen ahora los libros. De entre 18 y 24 euros, no baja ninguno.

Para aquellos a quienes nos gusta mucho la lectura y leemos un mínimo de dos/tres libros al mes, estos precios suponen un presupuesto que no nos podemos permitir. No sé si es culpa de la industria editorial, del IVA o de ambos pero, sin ánimo de justificar la piratería, el hecho de que tengan esos precios es un argumento de peso para ellos.

También es cierto que no tenemos por qué "poseer" los libros que leemos. Para eso están las bibliotecas ¿verdad? A mí me encantan las bibliotecas. Me encanta el ambiente de silencio reverencial que tienen, me encanta recorrer las estanterías llenas de libros que aún no he leido y descubrir autores que no conozco, y que me están esperando ahí, al alcance de mi mano. Muchas veces me atraganto de ver tanto libro que deseo leer y no tengo tiempo material, me aturullo, y cojo el que quizás no tenía pensado coger en un primer momento. Da igual.

BNE
Soy socia de tres bibliotecas públicas, básicamente porque la biblioteca de mi pueblo (Boadilla del Monte) es pequeña, cutre y poco cómoda. No incita nada a quedarse allí hojeando libros ni tiene actividades que dinamicen la lectura: ni recomendaciones de la propia biblioteca, ni recomendaciones de otros lectores (lo solicité pero me dijeron que lo comentarían con la jefa), ni nada que genere un espíritu de "pertenencia" a la comunidad lectora de esa biblioteca. Y es como una pescadilla que se muerde la cola: como no apetece demasiado ir a ella, no tiene demasiado movimiento de gente. Suele estar bastante vacía.
Probablemente les hayan recortado presupuesto, no me extrañaría nada. Tres semanas antes de las elecciones municipales de este año inauguraron la segunda biblioteca de Boadilla (subcontratada a una empresa privada), muy aparente pero mucho más pobre incluso que la antigua:  3.500 libros distribuidos en apenas 10 estanterías. Como ocurre en esto de la política, mucha apariencia, mucho bombo, y poco contenido.

Las otras dos bibliotecas de las que soy socia son una de las de Pozuelo (tiene varias, no sé cuántas), y otra de las tres que tiene Las Rozas, la más antigua, la que conozco desde que era una adolescente y estudiaba en el instituto que tiene detrás. Me muero de envidia cuando entro en ellas. Tanto una como otra son el paraíso de una persona amante de la lectura: instalaciones espaciosas, cómodas, adaptadas a las distintas necesidades de sus usuarios; con un catálogo de libros inabarcable (esa sección de Poesía en la biblioteca de Las Rozas, por Dios!), y actividades de dinamización que te animan a volver a por uno, a por otro, a por otro más, porque cada vez te encuentras con un libro que te llama a gritos desde el anaquel, porque tienen las últimas novedades, porque recomiendan lecturas por distintos criterios, porque intercambias opiniones con otros lectores, porque organizan encuentros con autores... O porque has comprobado tu listita de libros deseados y resulta que ahí están casi todos, expuestos para que los cojas en préstamo.

Y hace unas semanas me he hecho de ebiblio, la biblioteca digital de la Comunidad de Madrid, con la que ya puedo coger prestados también libros digitales en formato para kindle (hasta hace poco no se podía). Otro gran invento que hay que reconocerle a quien quiera que sea el responsable político de esta iniciativa.
  
Dicho lo cual.... Con bibliotecas tan estupendas como la de Las Rozas o Pozuelo, señores políticos/gobernantes, ¿quién necesita piratear nada?  No hacen falta leyes contra la piratería. Hace falta convicción en la importancia de la cultura, voluntad política que se traduzca en dotación presupuestaria para que existan esas bibliotecas espectaculares que hagan accesibles los libros y el conocimiento para la mayor parte de la población.

 Y luego, quien quiera poseer un libro y se lo pueda permitir, que se lo compre.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Emilio Lledó: "A los jóvenes recomiendo conocer la filosofía, ahora más que nunca"

Captura de pantalla 2015-05-21 a la(s) 10.09.09 Hace unos días me llegó una petición en Change.org para que apoyara la petición de NO eliminar la filosofía de la enseñanza, y me acordé de este post sobre el mismo tema que publiqué en mayo en otro Blog en el que el que escribo, el del instituto de mis hijos. Lo reproduzco tal cual lo publiqué allí:

No es famoso, ni conocido por el gran público, pero es uno de los referentes intelectuales y éticos de más nivel que tenemos en España.

Emilio Lledó (Sevilla, 1927), filósofo, académico, profesor universitario de Historia de la Filosofía y escritor, ha recibido el Premio Princesa de Asturias en reconocimiento a su fructífera y larga trayectoria intelectual. Y sin embargo: “no me gusta decir que soy un filósofo; quiero pensar que he sido un funcionario de la filosofía. Alguien que ha sido muy feliz dando clase y que ha disfrutado muchísimo comunicando lo poco que sabía”

Hemos recopilado algunas frases de diversas entrevistas que nos deberían hacer pensar:

Sobre sus discípulos en su labor de enseñanza:
“Con que muestren curiosidad y pasión, me vale. Pocas veces he visto tanta como la que me demostraban los emigrantes andaluces que llegaban a Alemania en los años 50. Entonces yo estaba dando clases en Heidelberg y les enseñaba gramática del idioma en el que se tenían que desenvolver. No sabes cómo lo agradecían. Más cuando nadie les había instruido jamás en gramática española”

Sobre la importancia y utilidad de la filosofía:
“La Filosofía ofrece herramientas y bagaje para pensar de manera amena lo que uno acabe opinando. La filosofía, como el río de Heráclito, fluye con cada momento y nos enseña a interpretar la sociedad en que vivimos. Yo la recomiendo ahora a cualquier joven más que nunca”.

Sobre el tipo de enseñanza o educación que predomina en España:
"Sí, es que ese tipo de enseñanza, a la que yo llamo “asignaturesca”, es la enseñanza del aprendizaje. Yo creo que el aprendizaje no es importante, sobre todo ahora que tenemos tantos medios de conocimiento e información. Lo importante es crear libertad intelectual y capacidad de pensar. Se habla muchísimo de la libertad de expresión, pero en mi opinión lo importante es la libertad de pensamiento: tener que pensar, saber qué pensar y no tener la mente aglutinada con pequeños coágulos que no te permiten entender, mirar o interpretar. La enseñanza tiene que ser ese estímulo continuo entre el profesor y el alumno.

viernes, 6 de marzo de 2015

Por qué viajo


"Sé que no viajo para ver paisajes, para visitar museos, para admirarme ante pirámides de miles de años. Viajo para leer, para perderme. Para ejercitarme en la improvisación y el ascetismo.
Viajo para no volver atrás, para no llegar a ninguna parte, para habituarme a perder y a despedir: lugares, cosas, gente.
Viajo para recordar que no es bueno sentirse seguro ni aún seguro, a salvo ni aún a salvo.
Viajo para moverme, que es la única forma de vida que respeto".
Leila Guerriero
(Vía Jordi de Miguel en Facebook)

miércoles, 25 de febrero de 2015

Que vivan las mujeres

Me ha llegado este vídeo de un spot de Miguel Bosé que no es reciente, lo sé, pero me ha gustado mucho, así que.... aquí lo cuelgo.


martes, 13 de enero de 2015

12 libros que recuerdo de 2014

El año pasado tuve la oportunidad de leer mucho, muchísimo. De todo: buenos libros, menos buenos, y algunos malos; ligeros y menos ligeros, de autores extranjeros y españoles. 
De entre todos ellos, aquí rescato una docena de ellos que me dejaron muy buen recuerdo por una u otra razón. Aparecen sin orden ni concierto. 

Canta la hierba, de Doris Lessing.
Doris Lessing es una de mis escritoras favoritas en estos momentos. He leido varios libros de ella y ninguno me ha defraudado. Creo que este fue su primer libro. Canta la hierba, sin ser mi preferida, me gustó por cómo refleja la sensación de ahogo y abandono de los protagonistas en esa tierra hostil de Sudáfrica, abocados al desastre. En algunos momentos, me recuerda a Coetzee y su libro "En medio de ninguna parte".

Perdida de Gillian Flynn
Imprescindible leerla antes de ver la película. Una novela brutal de intriga, con unos personajes perfectamente definidos e inesperados,  y una trama que te sorprende.

Te regalaré el mundo de Marta Fernández
Me encantó este libro pero para mí que el título es una cagada. No le hace justicia porque esta es una gran novela. Me gustó por cómo está escrito, por cómo se terminan entrelazando las dos historias que discurren ambientadas en siglos distintos -siglo XVIII y la actualidad-, por sus personajes, por las dudas que plantea a partir de una historia que plantea el tema de construcción de la propia identidad, y el papel de la inteligencia para conocer y traspasar o no nuestros límites.

Apaches de Miguel Sáez
Una novela negra con la que te sumerges en el barrio de Tetuán, retratado como el auténtico territorio Comanche del Madrid de los años 80-90.  Vaya tela lo que se cortaba ahí y vaya historia la que cuenta el narrador.

Sagas Valeria y Silvia de Elizabet Benavent
Una vez que empecé no pude dejar de leer los cuatro libros de la saga Valeria, la historia de amor entre Valeria y Víctor, entrelazada con las historias de sus tres amigas. Después me enganché al Universo de Silvia, otra historia de amor apasionante con una protagonista loca y divertida que lucha por ser ella misma. 

Un tipo encantador de Marian Keyes
Es mi libro preferido de esta autora inglesa de novelas chick lit. Tres historias de mujeres, con sus tres voces, para narrar sus respectivas relaciones con un político encantador y seductor, que finalmente, se revela muy distinto a lo que hace creer.

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joel Dicker
Como un juego de muñecas rusas, este libro al que meten en el saco de thriller, parte del asesinato de una adolescente para llevarte de un lado a otro, haciéndote dudar cada vez que habla un personaje para desvelar lo que sabe sobre el asesinato y descubres el oscuro y laberíntico mundo de las apariencias en que nos movemos todos. 

La chica de los planetas de Holden Centeno
Es de los últimos que leí en 2014. Me encantó. El libro está formado por los relatos cortos de Holden Centeno publicados en su blog, pseudónimo de su autor, sobre su relación de amor-desamor con La chica de los Planetas. Muchas referencias literarias y musicales, un Madrid cercano, presente y protagonista en muchas historias, un lenguaje extrañamente poético dentro de su estilo coloquial. 

Yo antes de ti de Jojo Moyes
Una novela sencilla sobre la relación entre una chica inglesa de clase media-baja y un joven tetrapléjico de clase alta a quien debe cuidar. Muy bonito y emocionante, plantea el debate sobre el derecho a morir.

El largo adiós de Raymond Chandler
Fue mi primera novela negra del año y  no sé si una de las primeras que he leido. No soy muy lectora de novela negra pero venía muy bien recomendado por una compañera, así que me lancé. Chandler consigue que a través del detective Philip Marlow nos movamos en esa tierra de los grises donde nada ni nadie es ni bueno ni malo, ni los aparentemente buenos son buenos ni los aparentemente malos son malos, excepto Marlow, claro. 

La espantosa intimidad de Maxwell Sim, Jonathan Coe
Jonathan Coe es otro de mis autores preferidos en la actualidad. Me encantó Menudo reparto, que ya reseñé en este blog hace unos años. Este año he leido este otro título suyo. Coe tiene una visión cómica-irónica de la vida y la sociedad en que sitúa a sus personajes, que resulta muy atractiva. En este libro, Maxwell Sim, un perdedor en la mediana edad, emprende su propio periplo personal para recuperar su vida. 

La verdad y otras mentiras, Sascha Arango
Henry es un canalla manipulador sin escrúpulos que  domina el juego del engaño, la mentira y de la verdad para ocultar sus miedos más profundos.  Y sin embargo, a lo largo de todo el libro intentas entenderlo, justificarlo y salvarlo porque hay algo en él que te seduce -y también te engaña-, igual que seduce a cada una de sus víctimas.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

El último día de un glorioso 2014

Hace un año me tropecé con una sencilla canción en Youtube que me hizo soñar con tener un atlas en mis manos para empezar un viaje hacia algún sitio que aún desconocía. Y resulta que ocurrió. Desplegué las velas, encaré el viento y llegué hasta aquí, un lugar todavía en ninguna parte. Aún queda mucha travesía por recorrer y las olas me llevan a veces un poco a la deriva. Nada grave. Resoplo y adelante.

No necesito ningún Facebook que me diga cómo ha sido mi año 2014.
Ya lo sé yo: ha sido un año de aceptaciones y renuncias, de callejones sin salida y encrucijadas de ideas, de algún que otro dolor intenso por amistades perdidas, de reencuentros y desencuentros con mis yos distintos y contradictorios, con amigos latentes pero ausentes.
Ha sido un año de lecturas y palabras...¡muchas!, de ilusiones varias y... cientos de cosas más que nunca contaría en un blog, me las guardo para mí.
En fin. Un año para recordar, este 2014.